lentes inteligentes

Me gustan los videojuegos, los gadgets y las caricaturas. La tecnología es la base de mi trabajo, por lo que me encanta mantenerme informada de todos los avances que nos acontecen. Twitter: @lamargura

El incómodo momento de no ver bien y someterte a constantes estudios para graduar tus lentes ha terminado. ¿Cómo? Con esta increíble invención que han creado Carlos Mastrangelo y Mazmul Hasan, ingenieros de la Universidad de Utah: se trata nada más y nada menos que de las primeras gafas inteligentes.

Qué son las gafas inteligentes

No estamos hablando de gafas con realidad aumentada como las de Google, sino de gafas con autoenfoque que resolverán los problemas visuales de muchos. Este prototipo cuenta con un microcontrolador que ajusta la visión de los anteojos para que las personas puedan ver claramente los objetos a cualquier distancia.

Lo novedoso de este desarrollo es que no tiene cristales, en realidad son llamados lentes líquidos porque están hechos de glicerina, un líquido que parece silicón por su espesa e incolora consistencia, creando dos membranas elásticas separadas (delantera y trasera) muy finas y flexibles, que permiten el cambio de enfoque. Una de las membranas (trasera) está conectada a un microcontrolador que hace que la curva del lente se modifique permitiendo distinguir su alrededor, sin afectar la distancia entre la superficie y el ojo.

Estos lentes están colocados dentro de una montura especial que contiene baterías para alimentar el microcontrolador y el puente del armazón cuenta con un medidor de distancia, el cual calcula el espacio entre las gafas y el objeto mediante pulsos de luz infrarroja, de esta forma, no se necesita colocarse en un punto estratégico para poder ver bien (como tal es el caso de las gafas bifocales).

gafas inteligentes

Imagen fuente: BBC

Cómo funcionan las gafas inteligentes

Estas gafas inteligentes se conectan a través de una aplicación móvil para detectar el defecto óptico que se tiene. Es importante mencionar que estos lentes únicamente corrigen los problemas relacionados con el enfoque, como defectos por la acomodación del cristalino y problemas de visión fuera del foco.

Los problemas asociados a la retina o bloqueo del cristalino, conllevan un proceso que requiere de atención especializada y en la mayoría de los casos cirugía óptica, por lo que es imposible resolverlo a través de estas gafas.

Hasta ahora este solo es un prototipo que funciona efectivamente, pero se está trabajando en lograr un diseño que cumpla con los estándares del mercado y sea más ligero al usarlo, ya que actualmente la batería provoca el volumen y el peso, pero el problema de hacerla más liviana sería reducir el tiempo de funcionamiento de las gafas. Lo cual interrumpiría el uso continuo de ellas y por ende, afectaría las actividades de las personas.

Si los cambios llegan a efectuarse correctamente y no hay problemas en ningún detalle, estás gafas inteligentes saldrán al mercado dentro de tres años.

La propuesta de este proyecto es un tema muy importante para nuestra sociedad, pues si llegamos a mejorar la visión con métodos más sencillos, estaríamos superando 300 años del mismo método para corregir la visión que propuso Benjamín Franklin en el siglo XVIII.

Para más novedades, te invitamos a seguir al pendiente de este tema.